Hasta La Puerta De Tu Casa
Obtén nutrición 100% completa, ingredientes sostenibles & plant-based.

Cómo recuperarse y dejar de procrastinar

La procrastinación puede ser bastante fastidiosa, y tu nos conoces: no somos fans de los problemas. De hecho, nos hemos dedicado a hacer la vida lo más sencilla posible con nuestras comidas saludables y con un impacto mínimo en el medio ambiente. Es por eso que le hemos declarado la guerra a la dilación y la hemos convertido en nuestra némesis, nuestro archienemigo. Así que mejor cuida tu espalda, procrastinación, ¡te derribaremos!

¿Sabías que aproximadamente el 20% de los estadounidenses son procrastinadores crónicos, mientras que el otro 80% son simplemente procrastinadores ocasionales (2)? ¡Prácticamente no hay escapatoria! Para luchar contra la procrastinación y su atractivo maligno, debemos comprender su mecanismo: cómo funciona y cómo sigue enganchándonos. Afortunadamente, la ciencia ha investigado el tema, en primer lugar para demostrar su efecto dañino. Claro, a veces posponer una tarea puede ser una decisión inteligente. Por ejemplo, su estado de ánimo o energía podrían mejorar al día siguiente, lo que le facilitará (menos molestias) completar la tarea. Y a veces lo que puede parecer procrastinar no siempre es en realidad procrastinar. El tiempo puede ser una herramienta poderosa para ayudarlo a tomar mejores decisiones. Permite un mejor análisis y por tanto mejores resultados.

Dos investigadores estadounidenses, Dianne Tice (1) y su esposo Roy F. Baumeister, realizaron un estudio a fines de 1990 en el que pidieron a estudiantes universitarios que observaran su estado emocional durante un semestre, algunos con un perfil procrastinador, otros no. Al principio, los procrastinadores se sentían más felices, pero a medida que pasaba el tiempo, se sentían cada vez más estresados ​​y ansiosos, con más visitas a los médicos y peores resultados académicos que los no procrastinadores.

La procrastinación crónica es, por tanto, una estrategia no racional que aporta pocos beneficios a corto plazo y algunos problemas graves a largo plazo.

 

Entonces, ¿de dónde viene el deseo de procrastinar, qué desencadena todo esto?

La procrastinación no es un problema de falta de tiempo o de escasa capacidad de organización, sino que está fuertemente ligado a nuestras emociones. Los procrastinadores tienden a dar prioridad a sus estados de ánimo y sentimientos del momento, por lo que cualquier tarea complicada, aburrida o que requiere mucho tiempo se considera un elemento perturbador para su bienestar (3). Temen los cambios de humor y se preocupan más por "sentirse bien ahora" que por resolver el problema. Están constantemente negociando consigo mismos, buscando lo que requiera el menor esfuerzo. A pesar de esto, la mayoría siente un fuerte sentimiento de culpa y ansiedad a medida que la lista de tareas pendientes se hace cada vez más larga ...

Feel good now

Dado que la fuente de nuestra procrastinación somos en realidad nosotros mismos, en otras palabras: el manejo irracional de nuestro estado emocional, aquí es donde debemos profundizar.


Los consejos


Plazos

Establecer fechas límite simples te permite asumir mejor tus tareas, haciendo que parezcan menos una amenaza para tu bienestar emocional. ¡Pero mantenlo ahí, tío! No planifiques demasiado pronto. Puedes sentir la tentación de programar tus tareas para las próximas semanas o incluso meses, pero si te retrasas en tu planificación, puedes desanimarte y, en realidad, impedir que seas productivo. Un ejemplo: "Debo haber hecho estas dos cosas antes de ver Netflix esta noche".

Asociación positiva

La asociación positiva consiste en visualizar la tarea que tenemos por delante y vincularla a sentimientos positivos para convencernos de que la tarea no afectará nuestro estado de ánimo (y tal vez incluso nos hará sentir, nos atrevemos a decirlo, bien ...)

Por ejemplo, "Voy a ordenar todos mis correos electrónicos mientras escucho mi lista de reproducción favorita" o "Voy a planchar mi ropa mientras tomo un Plenny Drink y veo Friends". Esto también puede incluir un sistema de recompensas, por lo que el aspecto positivo que te proporcionará la motivación para realizar tus tareas proviene de la recompensa que se prometió posteriormente. ¡Disfruta de algo que amas si has completado una tarea difícil (o no tan difícil)!

positive association

Sobre todo, visualice el alivio, la satisfacción y el orgullo que sentirá cuando haya completado la tarea.

El potencial de la mañana

La procrastinación es uno de esos pequeños hábitos desagradables que es difícil de romper. Probablemente la mejor manera de hacerlo es abordarlo a primera hora de la mañana. Los primeros 15 minutos después de despertarse suelen marcar la pauta para el resto del día, así que intenta establecer tu estado de ánimo antes de que se vea afectado por otros estímulos que están fuera de tu control (hambre, fatiga, bocadillos, teléfono inteligente).

Por ejemplo: tan pronto como te despiertes (incluso antes de levantarte), lee un texto motivacional durante unos minutos. Prepáralo el día anterior: Internet ofrece muchos recursos sobre este tema. O motívate en voz alta:

“¡Buenos días superestrella! ¡Hoy vas a aplastar tus metas! ¡Estás motivado! ¡Estás emocionado! ¡Eres hermos@!"

Algo como eso. Una vez que te hayas motivado, establece las tareas que deseas realizar. ¿El secreto? ¡No pongas el listón demasiado alto! Un máximo de dos tareas hará que quieras hacerlas rápidamente y hacerlas bien. Antes de salir de tu habitación, establece en tu cabeza un plan de acción para el día, un estado de ánimo de trabajo. O mejor aún: escríbelo. Haz esto y te garantizamos que notarás que los estímulos externos tendrán menos efecto en ti.

morning potential

En lugar de concentrarse en dos tareas, puedes incluso concentrarte en una sola tarea. En su libro Eat that frog (4), Brian Tracy aconseja hacer primero la tarea más importante y difícil: a primera hora de la mañana. No debería llevarte más de 4 horas. Si la tarea es demasiado abrumadora para completar en esas 4 horas, divídela en tareas más pequeñas y manejables. ¡Hacer la cosa más desagradable antes del almuerzo te dará un impulso de endorfinas para el resto del día.

¿No eres una persona mañanera? ¡No es un problema! Realiza esta tarea prioritaria en el momento en que te sientas más enérgico y concentrado.

 

¿Y cómo puede Jimmy Joy ayudarte con eso?

Con nuestra comida fácil de preparar y nutricionalmente completa, literalmente no hay más excusas para saltarse una comida. ¡Ser demasiado vago u ocupado para preparar una comida saludable ya no es una razón válida! Cada una de nuestras comidas te proporcionará las vitaminas y la energía que necesitas para ser productivo durante el resto del día.

Tabula Rasa

Cómo comenzamos nuestro día juega un papel enorme en cómo experimentaremos el resto del mismo. Nuestra mente es un lienzo en blanco listo para llenarse de pensamientos, ideas y sentimientos estimulantes y motivadores, pero también puede llenarse fácilmente con estímulos externos y distracciones. ¡Así que usemos esto para nuestro beneficio y preparemonos activamente para realizar las tareas que tenemos que realizar durante el día!


Fuentes

(1) BYU (Brigham young university), Family, Home and Social Sciences, psychology, Dianne Tice

(2) American Psychological Association, Psychology of Procrastination: Why People Put Off Important Tasks Until the Last Minute, Five questions for Joseph Ferrari

(3) Wiley Online Library, Procrastination and the Priority of Short Term Mood Regulation: Consequences for Future Self, Fuschia Sirois  Timothy Pychyl, 07 February 2013

(4) Todoist, productivity methods, Eat the frog, Becky Kane

@esjoy.es

¡Únete a nuestra increible comunidad!