Hasta La Puerta De Tu Casa
Obtén nutrición 100% completa, ingredientes sostenibles & plant-based.

5 razones científicas para cambiar a una dieta basada en plantas

noviembre 16, 2020

5 razones científicas para cambiar a una dieta basada en plantas

La producción, el envasado, el transporte y el consumo de alimentos de origen animal contribuyen a numerosos problemas ambientales. Incluyendo: emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), erosión de las tierras agrícolas, uso intensivo de agua y suelo, generación excesiva de desechos, contaminación de aguas subterráneas, pérdida de biodiversidad, en general, lo que resulta en efectos negativos significativos sobre el cambio climático (1-3). Las dietas humanas están altamente interconectadas con la sostenibilidad ambiental y los productos de origen animal se han convertido cada vez más en un tema de controversias en relación con la salud, la seguridad, el medio ambiente y el bienestar animal (4).

En Jimmy Joy creemos firmemente que, como empresa, tenemos la responsabilidad de presentar a los consumidores una solución tangible a este problema. Todos nuestros productos son 100% vegetales, porque queremos asegurarnos de que sean buenos para tu salud y para el medio ambiente al mismo tiempo. Una parte de nuestra misión es incorporar la sustentabilidad en nuestras operaciones diarias y asegurar que lo que hacemos contribuya a un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente. A lo largo del resto de este artículo, puede leer nuestras 5 razones principales basadas en la ciencia por las que cambiar a una dieta basada en plantas es el camino a seguir.

 

1. La dieta a base de plantas es la mejor manera de reducir su impacto ambiental

Cada año, The Global Footprint Network calcula una métrica conocida como Huella Ecológica, que compara la demanda de recursos de individuos, gobiernos y empresas con lo que la Tierra puede renovar en un año. El resultado del cálculo es la biocapacidad necesaria para soportar la demanda de recursos humanos. En 2020, la humanidad ha estado viviendo mediante el uso de tantos recursos ecológicos finitos como si viviéramos en 1,6 Tierras. Además, el mismo cálculo determina un día específico, conocido como Día Mundial del Sobrepaso, que marca la fecha en que la humanidad ha agotado el presupuesto natural de la capacidad de la Tierra para el año. En 2020, este día cae el 22 de agosto. Por lo tanto, durante el resto del año, el mundo está operando en exceso, manteniendo un déficit ecológico al reducir las reservas de recursos locales y acumular dióxido de carbono en la atmósfera (10). Haz clic aquí para leer más sobre el Día de la sobrecapacidad de la Tierra.

La industria agrícola es el mayor contribuyente a la creación de la huella ecológica, lo que resulta en el hecho de que la mitad de la biocapacidad de la Tierra se utiliza para alimentar nuestros sistemas alimentarios. Este problema se debe principalmente a dos factores subyacentes: la ineficiencia de los recursos en la producción de alimentos y el desperdicio de alimentos (11). La ganadería genera el 18% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en todas las industrias; un porcentaje incluso mayor que el de la industria del transporte (12).

Los productos de origen animal desempeñan un papel fundamental en lo que respecta a la sostenibilidad, en particular los productos cárnicos, ya que se encuentran entre los alimentos más intensivos en energía y ecológicamente onerosos de producir (5). En 2050, se espera que la población mundial alcance los 9,7 mil millones (6). Simultáneamente, se estima que el consumo de carne aumentará de 49 kilogramos a 52 kilogramos anuales por persona. Estas tendencias globales muestran exactamente lo contrario de cómo debería ser el futuro de las dietas humanas. La producción de alimentos por sí sola contribuye a aproximadamente el 30 por ciento del impacto ambiental total causado por los seres humanos (7, 8). El hecho es que, según las proyecciones de las dietas futuras, el escenario de “negocios como siempre” no puede continuar. Las investigaciones sugieren que mediante dietas veganas, las emisiones de GEI podrían reducirse potencialmente hasta en un 70 por ciento, o hasta en un 50 por ciento mediante una dieta vegetariana. En términos monetarios, también podría evitar daños relacionados con el clima de 1,5 billones de dólares (3, 9).

Los datos sobre las emisiones de gases de efecto invernadero de los productos alimenticios individuales a lo largo de la cadena de suministro muestran que los productos animales (es decir, lácteos, carne y huevos) representan el 83 por ciento de la generación de huella de carbono. Más específicamente, con mucho el mayor contribuyente a la huella de carbono, la carne roja, por sí sola crea el 62 por ciento (13). Esto se debe al hecho de que la producción de carne vacuna resulta ser la más ineficiente en cuanto a recursos y genera la mayor cantidad de desperdicio de alimentos como subproducto. En promedio, se requieren 15.500 litros de agua, 25 kilogramos de alimento y una gran cantidad de tierra, entre otros, para producir 1 kilogramo de carne. Una sola vaca produce tantas emisiones de gases de efecto invernadero como 4,5 automóviles, lo que contribuye a la contaminación del suelo, del agua y del aire, la acidificación y la extinción de la flora y la fauna (14).

De ahí que, volviendo a la deuda ecológica que vive la humanidad con el planeta, es indiscutible que el consumo de carne es un tema fundamental a abordar. Se cree que si el consumo mundial de carne se redujera en un 50 por ciento, el Día de Sobrecarga se movería 17 días. Por ejemplo, reemplazar el cultivo de 1 kilogramo de proteína de res por 1 kilogramo de proteína de frijol rojo requiere aproximadamente dieciocho veces menos tierra, diez veces menos agua, nueve veces menos combustible, doce veces menos fertilizante y diez veces menos pesticida (15). Con todo, un análisis exhaustivo reciente de la Universidad de Oxford sugiere que adoptar una dieta basada en plantas es la mejor manera de reducir su impacto ambiental en la Tierra. Además, eliminar la carne y los productos lácteos de su dieta podría reducir la huella de carbono de los alimentos de un individuo hasta en un 73 por ciento (16).

 2. Siéntete bien y mantente saludable

Ninguna investigación científica confirma el hecho de que el cuerpo humano necesita carne para sobrevivir. Sin embargo, existe una gran cantidad de investigaciones que validan la salud de las dietas a base de plantas o sin carne (15, 17, 18). Las enfermedades cardio-metabólicas, incluidas las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares, la obesidad y la diabetes tipo 2, representan una carga importante para la salud. Casi la mitad de las muertes causadas por enfermedades cardio-metabólicas podrían prevenirse mediante una nutrición adecuada. Se sugiere que seguir una dieta basada en plantas es una de las estrategias más efectivas para mejorar la ingesta de nutrientes. La evidencia muestra que la vida basada en plantas está altamente correlacionada con la disminución de la mortalidad por todas las causas y la disminución del riesgo de diabetes tipo 2, accidente cerebrovascular y enfermedad coronaria (19, 20). Haz clic aquí para leer un artículo sobre las poblaciones del mundo con mayor esperanza de vida. Spoiler: la mayoría de las personas que viven hasta más de 100 años siguen dietas a base de plantas.

Además, los estudios sugieren que las dietas a base de plantas son una estrategia eficaz en el tratamiento de la obesidad. En un experimento de 16 semanas, los investigadores compararon el efecto de una dieta basada en plantas sobre la composición corporal y la resistencia a la insulina. La dieta basada en plantas demostró ser superior a la dieta basada en animales de control para mejorar el peso corporal, la masa grasa y los marcadores de resistencia a la insulina (21).

Además, la adopción de dietas basadas en plantas podría ayudar a minimizar la desnutrición y el hambre. Hasta el día de hoy, 821 millones de personas viven con hambre cada día (22). Con la población mundial cada vez más creciente, están surgiendo los problemas relacionados con la cantidad de recursos disponibles para alimentar a la humanidad. Seguir dietas estándar a base de carne requiere dos campos de fútbol de espacio para producir la cantidad necesaria para alimentar a una persona. Considerando que, siguiendo dietas a base de plantas, se necesita la misma cantidad de tierra para alimentar a 14 personas. Si toda la población mundial siguiera una dieta basada en plantas, se podría restaurar el bosque del tamaño de 5 mil millones de campos de fútbol por valor de tierra, o la tierra podría usarse para producir los alimentos que se necesitarán para alimentar a la creciente población que llega a casi 10 mil millones. personas en 2050 (6).

 

3. Podríamos salvar la vida de +80 billiones de animales cada año

A menudo, la gente se olvida de la fuente de los alimentos en sus platos. La investigación sugiere que las personas que están muy apegadas a la carne poseen una mayor capacidad para negar el sufrimiento de los animales y ver a los animales que comen como "objetos insensibles" (23). Los animales pueden sentir dolor y son capaces de sentir y estar conscientes. Sin embargo, todavía hoy la cultura alimentaria occidental sigue siendo en gran medida resistente a la idea de la reducción de los productos de origen animal (24). Hasta el día de hoy, la carne ocupa un papel central en las dietas occidentales (25). Para muchas personas, la carne es el componente más importante de la comida (26). Sin embargo, es esencial reconocer el hecho de que comer carne también es un caso moral. Más de 80 mil millones de animales se crían y sacrifican para el consumo humano en todo el mundo cada año (27).

La conservación de los ecosistemas terrestres y la diversidad biológica se ve afectada principalmente por el consumo humano de productos de origen animal. La investigación identifica la producción ganadera como la más grande impulsor de la pérdida de hábitat, que en consecuencia conduce al cambio climático, la pérdida de suelos y la contaminación del agua y los nutrientes. En particular, el 60 por ciento de la biodiversidad mundial se pierde debido al desmonte de la tierra con fines de producción ganadera. Se cree firmemente que un cambio en las dietas humanas hacia una base principalmente vegetal conducirá a enormes impactos en el medio ambiente, el bienestar animal y la restauración de la biodiversidad (40).

meat alternatives substitutes

 

4. Plant-based dietas son simplemente deliciosas

Los impactos negativos de la producción y el consumo de carne han llevado al desarrollo de sustitutos de la carne y varias marcas nuevas y la introducción de productos. Los sustitutos de la carne más conocidos son de origen vegetal (es decir, soja, guisantes, altramuces). Además, las alternativas a base de carne e insectos cultivadas en laboratorio se encuentran en las primeras etapas de desarrollo, acercándose a su viabilidad comercial (28-31).

Los sustitutos de la carne (también conocidos como sustitutos, alternativas o análogos) son productos alimenticios de origen vegetal que contienen proteínas hechas de vegetales, utilizando legumbres vegetales como fuente de proteína. Las legumbres son las semillas comestibles de plantas pertenecientes a la familia de las leguminosas, como los guisantes, los garbanzos, las lentejas, los frijoles y la soja, y son particularmente ricas en fibra y proteínas (32). Se propone que la sustitución de la carne por alternativas de leguminosas vegetales sea la forma más eficaz de hacer que el consumo de alimentos sea más sostenible (16, 33).

Sin embargo, se sugiere que “la resistencia a la idea de reducir el consumo personal de carne” persiste como la principal razón por la que el consumo de carne sigue siendo elevado (34). Los productores de alternativas a la carne de origen vegetal han estado dirigiendo sus productos principalmente hacia los vegetarianos y los consumidores ocasionales de carne. Sin embargo, las marcas de análogos de carne de nueva generación esperan que los consumidores con dietas que incluyan carne de leve a alta se conviertan en su mercado objetivo (35, 36). Las investigaciones sugieren que los consumidores que están a favor de la carne y que se identifican como consumidores de carne informan que preferirían que las alternativas a la carne se parezcan mucho a la carne (es decir, carne cultivada en laboratorio); mientras que los consumidores a favor de los sucedáneos de la carne prefieren que las alternativas a la carne no se parezcan a la carne (37, 38).

Por ejemplo, hoy en día podemos elegir entre varias marcas diferentes de análogos de carne de nueva generación. Los análogos de la carne o la carne simulada son una categoría específica dentro del grupo más amplio de sustitutos de la carne o alternativas a la carne, cuyo objetivo es emular el sabor y la textura de la carne. Podrían considerarse sustitutos esencialmente idénticos que sustituyen a la carne como componente de la comida (25, 39). Por ejemplo, Beyond Meat es una de las marcas de análogos de carne de nueva generación más populares. Es completamente vegano, hecho de proteína de guisantes y también contiene jugo de remolacha para darle a la hamburguesa el efecto de jugosidad y "sangrado".

Es importante dejar de lado la renuencia a cambiar una dieta y darse cuenta de que un cambio a productos vegetales ofrece cada vez más productos y alternativas innovadoras. Algunos de nuestros sustitutos de carne favoritos son el tofu, el seitán y el tempeh. Apostamos a que se sorprenderá de lo fácil que es una vez que comienza. Un hecho bien conocido es que se necesitan 21 días para adoptar un nuevo hábito. Entonces, después de unos días o semanas, ni siquiera notará que extraña o anhela los productos de origen animal. Hablando de dietas a base de plantas, con Jimmy Joy ir a base de plantas es fácil, aquí puedes encontrar algunas recetas fáciles a base de plantas que nos encantan.

david attenborough

  

5. Por último, pero no menos importante: porque David Attenborough quiere que ...

Y seamos realistas: ¿quién puede decirle que no a ese hombre?


Fuentes

(1)   Machovina, B., Feeley, K. J., & Ripple, W. J. (2015). Biodiversity conservation: The key is reducing meat consumption. Science of the Total Environment536, 419-431.

(2)   Tobler, C., Visschers, V. H., & Siegrist, M. (2011). Eating green. Consumers’ willingness to adopt ecological food consumption behaviors. Appetite57(3), 674-682.

(3)   Bschaden, A., Mandarano, E., & Stroebele-Benschop, N. (2020). Effects of a documentary on consumer perception of the environmental impact of meat consumption. British Food Journal.

(4)   Latvala, T., Niva, M., Mäkelä, J., Pouta, E., Heikkilä, J., Kotro, J., & Forsman-Hugg, S. (2012). Diversifying meat consumption patterns: Consumers' self-reported past behaviour and intentions for change. Meat science92(1), 71-77.

(5)   Dagevos, H., & Voordouw, J. (2013). Sustainability and meat consumption: is reduction realistic?. Sustainability: Science, Practice and Policy9(2), 60-69.

(6)   United Nations. (2019). United Nations. Retrieved from Growing at a slower pace, world population is expected to reach 9.7 billion in 2050 and could peak at nearly 11 billion around 2100 

(7)   Rahman, M. H. (2016). Exploring Sustainability to Feed the World in 2050. Journal of Food Microbiology, 7–16.

(8)   Tukker, A., & Jansen, B. (2006). Environmental impacts of products: A detailed review of studies. Journal of Industrial Ecology10(3), 159-182.

(9)   Springmann, M., Godfray, C. J., Rayner, M., & Scarborough, P. (2016). Analysis and valuation of the health and climate change cobenefits of dietary change. Proceedings of the National Academy of Sciences, 4146–4151

(10) Global Footprint Network. (2020). Earth Overshoot Day. Retrieved from Global Footprint Network

(11) Global Footprint Network. (2020). Global Footprint Network. Retrieved from Food

(12) Lever, J., & Evans, A. (2016). The Moral Case for Sustainable Development. In Corporate Social Responsibility and Farm Animal Welfare: Towards Sustainable Development in the Food Industry? (pp. 205-222).

(13) Ritchie, H. (2020). Our World in Data . Retrieved from You want to reduce the carbon footprint of your food? Focus on what you eat, not whether your food is local

(14) Esser, J. (2019). Abbot Kinney. Retrieved from Plant-based is a no brainer

(15) Sabaté, J., Sranacharoenpong, K., Harwatt, H., Wien, M., & Soret, S. (2014). The environmental cost of protein food choices. Public Health Nutrition, 1-7.

(16) Springmann, M., Hill, J., & Tilman, D. (2020). Multiple health and environmental impacts of foods. Proceedings of the National Academy of Sciences, 23357-23362.

(17) Yip, C. S. C., Crane, G., & Karnon, J. (2013). Systematic review of reducing population meat consumption to reduce greenhouse gas emissions and obtain health benefits: effectiveness and models assessments. International journal of public health58(5), 683-693.

(18) Wyness, L. (2016). The role of red meat in the diet: nutrition and health benefits. Proceedings of the Nutrition Society75(3), 227-232.

(19) Frank B Hu, Plant-based foods and prevention of cardiovascular disease: an overview, The American Journal of Clinical Nutrition, Volume 78, Issue 3, September 2003, Pages 544S–551S

(20) Kahleova, H., Levin, S., & Barnard, N. (2017). Cardio-metabolic benefits of plant-based diets. Nutrients9(8), 848.

(21) Kahleova, H., Fleeman, R., Hlozkova, A., Holubkov, R., & Barnard, N. D. (2018). A plant-based diet in overweight individuals in a 16-week randomized clinical trial: metabolic benefits of plant protein. Nutrition & diabetes8(1), 1-10.

(22) Food Aid Foundation. (2020). Hunger Statistics. Retrieved from Food Aid Foundation

(23) Rosenfeld, D. L., Rothgerber, H., & Tomiyama, A. J. (2020). Mostly vegetarian, but flexible about it: investigating how meat-reducers express social identity around their diets. Social Psychological and Personality Science11(3), 406-415.

(24) De Groeve, B., Bleys, B., & Hudders, L. (2019). Okay to promote eating less meat, but don't be a cheat–The role of dietary identity, perceived inconsistency and inclusive language of an advocate in legitimizing meat reduction. Appetite138, 269-279.

(25) Slade, P. (2018). If you build it, will they eat it? Consumer preferences for plant-based and cultured meat burgers. Appetite125, 428-437.

(26) Elzerman, J. E., Boekel, M. A., & Luning, P. A. (2013). Exploring meat substitutes: consumer experiences and contextual factors. British Food Journa, 700-710.

(27) Thornton, A. (2019). This is how many animals we eat each year. Economic Forum.

(28) Bryant, C. J., & Barnett, J. C. (2019). What's in a name? Consumer perceptions of in vitro meat under different names. Appetite137, 104-113.

(29) Van Loo, E. J., Caputo, V., & Lusk, J. L. (2020). Consumer preferences for farm-raised meat, lab-grown meat, and plant-based meat alternatives: Does information or brand matter?. Food Policy95, 101931.

(30) Schouteten, J. J., De Steur, H., De Pelsmaeker, S., Lagast, S., Juvinal, J. G., De Bourdeaudhuij, I., ... & Gellynck, X. (2016). Emotional and sensory profiling of insect-, plant-and meat-based burgers under blind, expected and informed conditions. Food Quality and Preference52, 27-31.

(31) Hartmann, C., Ruby, M. B., Schmidt, P., & Siegrist, M. (2018). Brave, health-conscious, and environmentally friendly: Positive impressions of insect food product consumers. Food Quality and Preference68, 64-71.

(32) Boye, J., Zare, F., & Pletch, A. (2010). Pulse proteins: Processing, characterization, functional properties and applications in food and feed. Food research international43(2), 414-431.

(33) Lemken, D., Spiller, A., & Schulze-Ehlers, B. (2019). More room for legume–Consumer acceptance of meat substitution with classic, processed and meat-resembling legume products. Appetite143, 104412.

(34) Macdiarmid, J. I., Douglas, F., & Campbell, J. (2016). Eating like there's no tomorrow: Public awareness of the environmental impact of food and reluctance to eat less meat as part of a sustainable diet. Appetite96, 487-493.

(35) He, J., Evans, N. M., Liu, H., & Shao, S. (2020). A review of research on plant‐based meat alternatives: Driving forces, history, manufacturing, and consumer attitudes. Comprehensive Reviews in Food Science and Food Safety19(5), 2639-2656.

(36) Hoek, A. C., Luning, P. A., Weijzen, P., Engels, W., Kok, F. J., & De Graaf, C. (2011). Replacement of meat by meat substitutes. A survey on person-and product-related factors in consumer acceptance. Appetite56(3), 662-673.

(37) Michel, Fabienne, Christina Hartmann, and Michael Siegrist. "Consumers’ associations, perceptions and acceptance of meat and plant-based meat alternatives." Food Quality and Preference 87 (2020): 104063.

(38) Circus, V. E., & Robison, R. (2019). Exploring perceptions of sustainable proteins and meat attachment. British Food Journal.

(39) Ingenbleek, P., & Zhao, Y. (2019). The Vegetarian Butcher: on its way to becoming the world’s biggest ‘meat’producer?. International Food and Agribusiness Management Review22(1030-2019-628), 295-308.

(40) Machovina, B., Feeley, K. J., & Ripple, W. J. (2015). Biodiversity conservation: The key is reducing meat consumption. Science of the Total Environment536, 419-431.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

#esjoy.es

¡Únete a nuestra increible comunidad!