Hasta La Puerta De Tu Casa
Obtén nutrición 100% completa, ingredientes sostenibles & plant-based.

Guía de biodisponibilidad: ¿Qué tan bien se absorben las vitaminas y minerales de Jimmy Joy?

A veces pueden pasar desapercibidos debido a su hermano mayor "Macronutrientes", pero los micronutrientes (vitaminas, minerales y oligoelementos) son una parte importante de la paleta nutricional y tienen muchos beneficios para la salud indispensables. Pero para que un nutriente esté a la altura de sus expectativas, necesita alcanzar un "punto de absorción" específico en el cuerpo. Este concepto se conoce como “biodisponibilidad” y básicamente se refiere a la cantidad de nutriente que es absorbido por los intestinos y, finalmente, está disponible para la actividad biológica en células y tejidos [1]. Tiene sentido, ¿verdad?

En Jimmy Joy no solo tenemos en cuenta la cantidad, sino también la calidad de estos compuestos, porque queremos que puedas beneficiarte al máximo de las propiedades saludables de estas vitaminas, minerales y oligoelementos. ¡Así que sigue leyendo para descubrir todo sobre los micronutrientes en nuestras comidas y su biodisponibilidad!

salto rápido a:
 
  • Vitaminas
      • Vitamina A
      • Vitamina D
      • Vitamina e
      • Vitamina K
      • Vitamina C
      • Tiamina
      • Riboflavina
      • Niacina
      • Vitamina B6
      • Ácido fólico
      • Vitamina B12
      • Biotina
      • Ácido pantoténico
    • Minerales
        • Potasio
        • Cloruro
        • Cálcio
        • Fósforo
        • Magnesio
        • Hierro
        • Zinc
      • Oligoelementos
          • Cobre
          • Manganeso
          • Selenio
          • Cromo
          • Molibdeno
          • Yodo

        • Antinutrientes e interacción entre compuestos
        •  

          Vitaminas

          Vitamina A

          La vitamina A es el nombre del grupo colectivo de sustancias que tienen actividad retinol. Para determinar el valor biológico de sustancias con actividad de vitamina A, se compara con el valor biológico del retinol. El retinol todo trans es la principal fuente de vitamina A en los países occidentales, que tiene una alta biodisponibilidad. Pero dado que esta forma de vitamina A proviene de fuentes animales, no la usamos en nuestras comidas Plenny. La forma de vitamina A derivada de plantas es el B-caroteno. Sin embargo, la actividad de la vitamina A de esta forma es relativamente pobre. Más específicamente: para obtener la misma actividad de vitamina A que 1 mg de retinol, es necesario consumir 12 mg de B-caroteno en la dieta. Afortunadamente, existen formas sintéticas de retinol, como el acetato de retinilo o el palmitato de retinilo. Estos se utilizan ampliamente como suplemento. Una unidad internacional (UI) de retinol equivale a 0,344 μg de acetato de retinilo y 0,548 palmitato de retinol. En otras palabras, necesita menos acetato de retinilo que palmitato de retinilo para terminar con la misma actividad de vitamina A. Teniendo esto en cuenta, probablemente no le sorprenda que usemos vitamina A en forma de acetato de retinilo para nuestra mezcla de micronutrientes. [1–5]

          Vitamina D

          La vitamina D es el término general para la vitamina D2 (ergocalciferol) y la vitamina D3 (colecalciferol). La absorción promedio de vitamina D de una dieta promedio es de aproximadamente el 80%, independientemente de la forma utilizada. Sin embargo, la evidencia sugiere que la actividad de la vitamina D en forma de colecalciferol (D3) es mayor, razón por la cual la usamos para nuestras comidas. [6–8]

          Vitamina E

          La vitamina E se puede añadir a los alimentos y suplementos en forma de d-α-tocoferol, dl-α-tocoferol, acetato de d-α-tocoferilo, acetato de dl-α-tocoferilo y succinato de ácido d-α-tocoferol. El acetato y otros ésteres son la forma más común de fortificación y están completamente disponibles. Por lo tanto, la vitamina E se agrega a nuestros productos en forma de acetato de dl-α-tocoferilo. Al igual que con la vitamina A, la Farmacopea de los Estados Unidos (USP) ha definido una UI para la vitamina E para comparar la actividad de diferentes formas con el α-tocoferol, que tiene la mayor actividad. Una UI se definió como equivalente a 0,45 mg de α-tocoferol versus 1 mg de acetato de todo-rac-α-tocoferilo. En general, la absorción de tocoferol de una dieta promedio es aproximadamente del 75% y requiere la presencia de grasa. [1,9,10]

          Vitamina K

          La vitamina K existe en dos formas en la dieta humana: filoquinona (vitamina K1) y una serie de menaquinonas (vitamina K2). Las principales diferencias entre las formas de vitamina K son la vida media: una medida de cuánto tiempo permanece un compuesto en el cuerpo. La vitamina K1 permanece en el cuerpo solo unas pocas horas, similar a la vitamina K2 en forma de MK4. La vitamina K2 en forma de MK7, sin embargo, tiene una vida media prolongada y puede permanecer en el cuerpo durante días, lo que resulta en una mayor biodisponibilidad. Entonces, ¿adivina cuál usamos ...? Lo has adivinado: vitamina K2 en forma de MK7 [11,12]

          Vitamina C 

          La vitamina C se puede agregar a los alimentos en forma de ácido L-ascórbico, L-ascorbato de sodio, L-ascorbato de calcio, L-ascorbato de potasio y L-ascorbil-palmitato. La forma más utilizada es el ácido ascórbico, que se supone que es altamente biodisponible. En línea con esto, un estudio reciente ha demostrado que la biodisponibilidad del ácido ascórbico es equivalente en tabletas de ácido ascórbico, jugo de naranja, rodajas enteras de naranja y brócoli cocido. Por esta razón, lo usamos en nuestros productos Jimmy Joy. [13-17]

          Tiamina

          Los vitámeros de tiamina tienen actividad y biodisponibilidad equivalentes. Las formas más comúnmente utilizadas para los suplementos son el mononitrato de tiamina y el clorhidrato de tiamina. Aunque la biodisponibilidad se considera igual, ¡se agrega tiamina en forma de mononitrato de tiamina a los productos de Jimmy Joy! [1,18,19]

          Riboflavina

          La riboflavina generalmente se puede encontrar en los alimentos como cofactores de proteínas de flavina adenina dinucleótido (FAD) y flavina mononucleótido (FMN) (80-90%), y con menos frecuencia en forma de riboflavina. Sin embargo, todas las formas tienen una biodisponibilidad equivalente. [1,20]

          Niacina

          Hay varios vitámeros que incluyen ácido nicotínico, niacinamida, NADH, NADPH y formas unidas de niacina. Además, en el caso de la niacina, los principales vitámeros tienen una bioactividad aproximadamente equivalente. Sin embargo, NADH y NADPH son insaciables desde el punto de vista gastronómico, lo que significa que pueden colapsar después del consumo y antes de realizar su tarea. El ácido nicotínico y la niacinamida tienen una bioactividad similar, pero el ácido nicotínico puede tener un efecto secundario notable: rubor. Aunque queremos que brille, hemos elegido la forma que no tiene este efecto, la niacinamida. [1,21,22]

          Vitamina B6

          La forma más común de vitamina B6 en los suplementos es la piridoxina. El clorhidrato de piridoxina (PN-HCl) es la forma sintética más utilizada para la fortificación de alimentos. La vitamina B6 tiene una bioactividad aproximadamente equivalente a la de los principales vitámeros de B6. Sin embargo, algunos informes muestran una menor actividad del piridoxal y la piridoxamina que la piridoxina. Razón suficiente para que enriquezcamos nuestras comidas con vitamina B6 en forma de clorhidrato de piridoxina. [1,22,23].

          Ácido fólico

          Los folatos naturales de los alimentos tienen una biodisponibilidad menor y más variable que el ácido fólico. La biodisponibilidad del folato alimentario que se produce naturalmente es del 50%, mientras que la biodisponibilidad del ácido fólico de los alimentos enriquecidos es de aproximadamente el 85%. Por lo tanto, se puede argumentar que el ácido fólico tiene una mayor biodisponibilidad que los folatos naturales, razón por la cual lo usamos para nuestras comidas. [24-26]

          Vitamina B12  

          La vitamina B12 o cobalamina y sus principales fuentes son de origen animal. Actualmente, se pueden añadir ciano e hidroxocobalamina a los productos alimenticios. A partir de estas fuentes, optamos por agregar cianocobalamina a nuestros productos; esta es una forma estable que el cuerpo convierte fácilmente en las formas activas, metilcobalamina y 5-desoxiadenosilcobalamina, que a su vez pueden ser utilizadas por el cuerpo. [1,22,27]

          Biotina

          La biotina existe en formas libres (D-biotina) y en formas unidas a proteínas, como la biocitina. La forma natural común (D-biotina) está altamente disponible y tiene una tasa de absorción increíblemente alta, ¡con una absorción casi completa! Por el contrario, faltan datos sobre la absorción de biotina unida a proteínas de los alimentos. Por lo tanto, la D-biotina parecía ser la mejor opción para nuestros productos. [1,28,29]

          Ácido pantoténico

          Hay poca o ninguna información disponible sobre la biodisponibilidad del ácido pantoténico, sin embargo, se han dado valores de 40% a 61% para la absorción de ácido pantoténico unido a los alimentos. El ácido pantoténico se puede agregar a los alimentos en forma de D-pantotenato de calcio, D-pantotenato, sodio o dexpantenol, que muestran una bioactividad similar. Sin embargo, el pantotenato D-cálcico se usa ampliamente debido a su estabilidad química y su larga vida útil, a diferencia del pantotenato de sodio o el ácido pantoténico libre. ¡Por esta razón, el ácido pantoténico está presente en nuestros productos en forma de D-Pantotenato de Calcio! [1,22,30,31]


          Minerales

          Potasio

          El potasio se puede agregar a los alimentos en forma de L-ascorbato de potasio, yoduro de potasio, dihidrogenofosfato de potasio, carbonato de potasio y cloruro de potasio y muchos otros. En los suplementos dietéticos, el cloruro de potasio se usa con mayor frecuencia. Aproximadamente el 90% del potasio de los alimentos es absorbido por el cuerpo, pero a diferencia de la mayoría de los micronutrientes, se sabe poco sobre la biodisponibilidad en sus diferentes formas. Agregamos potasio a nuestros productos en forma de dihidrogenofosfato de potasio y cloruro de potasio. [32–35]

          Cloruro

          No se dispone de evidencia sobre la biodisponibilidad del cloruro. No obstante, a los alimentos se les puede añadir cloruro como cloruro de sodio ("sal de mesa"), cloruro de sodio y cloruro de potasio, de los cuales este último se agrega a nuestros productos. En las personas sanas, todas las formas de cloruro se absorben de manera eficiente en el intestino. [36,37]

          Cálcio

          El cálcio se puede agregar a los alimentos en forma de formato de cálcio, carbonato de cálcio y citrato de cálcio, entre otros. Estas formas contienen 30,8%, 40,0% y 24,1% de cálcio en peso, respectivamente. Existe evidencia contradictoria sobre la biodisponibilidad relativa del cálcio, pero las diferencias en la absorción son demasiado pequeñas para ser consideradas significativas. Elegimos utilizar carbonato de cálcio para fortificar nuestros productos, que tiene el mayor porcentaje de cálcio por peso. Esta forma se absorbe de manera más eficiente cuando se toma con alimentos, porque el cálcio es disuelto por los jugos gástricos y el vaciado gástrico se ralentiza. ¡Este también es el caso de una comida Plenny! [38–42]

          Fósforo

          La absorción de fósforo depende tanto de la cantidad total como del tipo de fósforo en la dieta. El tipo de fósforo puede variar de orgánico a inorgánico y de origen animal o vegetal. En general, el 55-80% de la ingesta de fósforo se absorbe de manera eficiente. La disponibilidad de sales de fosfato es aproximadamente del 70%, mientras que la disponibilidad de otras formas no está clara. Las comidas Jimmy Joy contienen una combinación de sales de fosfato (dihidrogenofosfato de potasio) y fósforo en forma de Fosfato de Magnesio Tribásico Pentahidratado FCC y Pirofosfato Férrico para asegurar que se satisfacen todas tus necesidades. [43–45]

          Magnesio

          La absorción de magnesio de diferentes formas generalmente varía entre el 40 y el 50%, y las formas que se disuelven bien en líquido parecen absorberse mejor que las formas insolubles. La absorción puede ser inhibida por la presencia de ácido fítico y fosfato, pero por otro lado potenciada por la fermentación de fibras dietéticas solubles (que está presente en nuestros productos). Aún así, no está claro si estas interacciones aún se aplican con una ingesta adecuada. Sin embargo, las cantidades no absorbidas no son motivo de preocupación. Hasta el 95% de esa cantidad puede eventualmente ser reabsorbida por los riñones en caso de una deficiencia de magnesio. La forma de magnesio en nuestros productos, Fosfato de Magnesio Tribásico Pentahidratado FCC, contribuye tanto al contenido de fósforo como de magnesio en nuestras comidas. [46–50]

          Hierro

          El hierro en los alimentos puede estar presente en forma de hierro hemo y no hemo. De estos tipos, el hierro hemo se absorbe de manera más eficiente. Esto se debe a los transportadores específicos en el cuerpo que ayudan a transportar esta forma más fácilmente. Desafortunadamente, los principales contribuyentes de hierro hemo son los productos animales. No obstante, la absorción de hierro se puede mejorar mediante el enriquecimiento, que se puede realizar añadiendo sustancias como carbonato de hierro (II), fosfato de sodio férrico y pirofosfato férrico. Este último tiene una alta biodisponibilidad del 83-94%. Otra ventaja importante del pirofosfato férrico es que, a diferencia de otras formas, no provoca ningún cambio en el sabor y color de los alimentos. Estas cualidades son la razón por la que usamos esta forma para fortificar nuestras comidas, ¡para que podamos proporcionarte la cantidad adecuada de hierro! [51–59]

          Zinc

          Se supone que la biodisponibilidad del zinc en la dieta es del 20% para las dietas predominantemente vegetarianas y del 30% para las dietas ricas en productos animales. No obstante, los alimentos pueden enriquecerse añadiendo, por ejemplo, citrato de zinc, gluconato de zinc y óxido de zinc. A diferencia del zinc que se encuentra naturalmente en los alimentos, la investigación no ha determinado si existen diferencias entre las formas de zinc en términos de absorción, biodisponibilidad o tolerabilidad. Sin embargo, un estudio reciente encontró que la absorción de zinc era similar para el citrato de zinc y el gluconato de zinc, y menor para el óxido de zinc. Usamos gluconato de zinc para nuestras comidas Plenny. [60–62]


          Oligoelementos

          Cobre

          El cobre se puede agregar a los alimentos en forma de complejo de lisina de cobre, carbonato cúprico, citrato cúprico, gluconato cúprico y sulfato de cobre. Sin embargo, no existen estudios que hayan comparado la biodisponibilidad de estas formas en la dieta humana. Por el contrario, la biodisponibilidad en la alimentación animal es alta para el sulfato y acetato de cobre y baja para el carbonato. Agregamos cobre a nuestras comidas en forma de sulfato de cobre. [63–66]

          Manganeso

          El manganeso de la dieta se absorbe pobremente. Más específicamente, solo se absorbe alrededor del 3-4% del manganeso de la dieta. El grado de absorción depende de la forma, es decir, el manganeso en la carne y el pescado se absorbe mejor que en las legumbres. Además, se puede añadir manganeso para enriquecer los alimentos, en forma de sales de manganeso (carbonato de manganeso, cloruro de manganeso, citrato de manganeso, gluconato de manganeso, glicerofosfato de manganeso y sulfato de manganeso). Sin embargo, no se dispone de datos sobre la biodisponibilidad relativa de estas formas. Agregamos Manganeso a nuestras comidas en forma de sulfato de manganeso. [67–70]

          Selenio

          El selenio se puede agregar a los alimentos en forma de selenato de sodio, selenito de hidrógeno de sodio, selenito de sodio, L-selenometionina y levadura enriquecida con selenio. De estas formas, la selenometionina se absorbe bien, en un rango de 76-100%. El selenato se absorbe más eficientemente que el selenito, pero luego se pierde una cantidad significativa de selenato absorbido a través de la orina. El selenito de sodio, que agregamos a nuestros productos, se absorbe en menor medida, ¡pero se retiene mejor! [70–78]

          Cromo

          Los productos alimenticios pueden enriquecerse con cromo en forma de e.g. Ej. sulfato de cromo, picolinato de cromo y cloruro de cromo hexahidratado. La absorción de cromo en la dieta es considerablemente baja, oscilando entre 0,4 y 2,5%, y esto también se aplica a las otras formas mencionadas. Aunque la investigación sugiere que la proporción de picolinato de cromo que se absorbe es más alta que en otras formas, existen algunas preocupaciones sobre la toxicidad. Por esta razón, usamos cromo en forma de cloruro de cromo hexahidrato. [47,79–84]

          Molibdeno

          Solo hay dos formas de molibdeno que se pueden agregar a los alimentos: molibdato de amonio (MoVI) y molibdato de sodio (MoVI). Sin embargo, ningún estudio ha examinado o comparado la biodisponibilidad de estas diferentes formas. En promedio, la EFSA determina una biodisponibilidad del 75%. Este valor tiene en cuenta la posibilidad de variar la biodisponibilidad y se integra con la determinación de la ingesta de referencia (RI) de molibdeno. En nuestros productos, el molibdeno se agrega en forma de molibdato de sodio. [85–88]

          Yodo

          El yodo se puede añadir a los alimentos en forma de e.g. Ej. yoduro de sodio, yodato de sodio y yoduro de potasio, de los cuales este último se añade a nuestras comidas Plenny. La evidencia existente sobre la biodisponibilidad y la absorción de las diferentes formas es limitada. Sin embargo, un pequeño estudio ha demostrado que los seres humanos absorben yoduro de potasio casi por completo, es decir, ¡un 96,4%! [89,90]


          Antinutrientes e interacción entre compuestos

          No es solo la calidad de los micronutrientes lo que es importante considerar, porque algunos micronutrientes interactúan entre sí, tanto positiva como negativamente. Por ejemplo, el cálcio limita la absorción de hierro hemo y hierro no hemo, mientras que la vitamina C promueve la absorción de hierro no hemo; La vitamina D asegura que el cálcio se absorba adecuadamente y sea necesario para almacenar cálcio en los huesos; una alta ingesta de hierro, zinc, molibdeno y vitamina C inhibe la absorción de cobre; y los niveles altos de hierro en la dieta están asociados con una menor absorción de manganeso. ¡Estas diferentes interacciones, por supuesto, se han tenido en cuenta cuando calculamos las cantidades necesarias de micronutrientes en nuestras comidas Plenny! [17,40,41,53,60,64,68,86]


          Haga clic aquí para ver toda nuestra gama de productos y beneficiarse de una calidad y cantidad bien consideradas de todos los micronutrientes.



          Fuentes

          1. Gregory J. Accounting for differences in the bioactivity and bioavailability of vitamers. Food Nutr Res. 2012 Apr 2;56.
          2. Gilbert C. What is vitamin A and why do we need it? Community Eye Health. 2013;26(84):65.
          3. Micronutrients I of M (US) P on. Vitamin A [Internet]. Dietary Reference Intakes for Vitamin A, Vitamin K, Arsenic, Boron, Chromium, Copper, Iodine, Iron, Manganese, Molybdenum, Nickel, Silicon, Vanadium, and Zinc. National Academies Press (US); 2001 [cited 2020 Nov 2]. 
          4. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for vitamin A. EFSA J. 2015;13(3):4028.
          5. Woollard DC, Indyk HE. RETINOL | Properties and Determination. In: Caballero B, editor. Encyclopedia of Food Sciences and Nutrition (Second Edition) [Internet]. Oxford: Academic Press; 2003 [cited 2020 Nov 2]. p. 4952–7. 
          6. Borel P, Caillaud D, Cano NJ. Vitamin D bioavailability: state of the art. Crit Rev Food Sci Nutr. 2015;55(9):1193–205.
          7. Lehmann U, Hirche F, Stangl GI, Hinz K, Westphal S, Dierkes J. Bioavailability of Vitamin D2 and D3 in Healthy Volunteers, a Randomized Placebo-Controlled Trial. J Clin Endocrinol Metab. 2013 Nov 1;98(11):4339–45.
          8. Šimoliūnas E, Rinkūnaitė I, Bukelskienė Ž, Bukelskienė V. Bioavailability of Different Vitamin D Oral Supplements in Laboratory Animal Model. Medicina (Mex) [Internet]. 2019 Jun 10 [cited 2020 Dec 19];55(6). 
          9. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for vitamin E as α-tocopherol. EFSA J. 2015;13(7):4149.
          10. Haytowitz DB, Ahuja JKC, Thomas R, Nickle M, Roseland JM, Williams JR, et al. Composition of Foods Raw, Processed, Prepared USDA National Nutrient Database for Standard Reference, Release 27 [Internet]. Nutrient Data Laboratory, Beltsville Human Nutrition Research Center, ARS, USDA; 2015 [cited 2021 Jan 12]. 
          11. Shearer MJ, Newman P. Metabolism and cell biology of vitamin K. Thromb Haemost. 2008 Oct;100(4):530–47.
          12. Schurgers LJ, Teunissen KJF, Hamulyák K, Knapen MHJ, Vik H, Vermeer C. Vitamin K-containing dietary supplements: comparison of synthetic vitamin K1 and natto-derived menaquinone-7. Blood. 2007 Apr 15;109(8):3279–83.
          13. Office of Dietary Supplements - Vitamin C [Internet]. [cited 2021 Jan 12]. 
          14. Bates CJ. Bioavailability of vitamin C. Eur J Clin Nutr. 1997 Jan;51 Suppl 1:S28-33.
          15. Mangels AR, Block G, Frey CM, Patterson BH, Taylor PR, Norkus EP, et al. The bioavailability to humans of ascorbic acid from oranges, orange juice and cooked broccoli is similar to that of synthetic ascorbic acid. J Nutr. 1993 Jun;123(6):1054–61.
          16. Gregory JF. Ascorbic acid bioavailability in foods and supplements. Nutr Rev. 1993 Oct;51(10):301–3.
          17. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for vitamin C. EFSA J. 2013;11(11):3418.
          18. Macek TJ, Feller BA, Hanus EJ. Pharmaceutical Studies with Thiamine Mononitrate. J Am Pharm Assoc Sci Ed. 1950 Jul 1;39(7):365–9.
          19. Office of Dietary Supplements - Thiamin [Internet]. [cited 2020 Dec 24]. 
          20. Kohlmeier M. Riboflavin. In: Kohlmeier M, editor. Nutrient Metabolism [Internet]. London: Academic Press; 2003 [cited 2020 Dec 24]. p. 561–70. (Food Science and Technology). 
          21. MacKay D, Hathcock J, Guarneri E. Niacin: chemical forms, bioavailability, and health effects. Nutr Rev. 2012 Jun;70(6):357–66.
          22. Institute of Medicine (US) Standing Committee on the Scientific Evaluation of Dietary Reference Intakes and its Panel on Folate, Other B Vitamins, and Choline. Dietary Reference Intakes for Thiamin, Riboflavin, Niacin, Vitamin B6, Folate, Vitamin B12, Pantothenic Acid, Biotin, and Choline [Internet]. Washington (DC): National Academies Press (US); 1998 [cited 2020 Aug 28]. (The National Academies Collection: Reports funded by National Institutes of Health). 
          23. Wozenski JR, Leklem JE, Miller LT. The metabolism of small doses of vitamin B-6 in men. J Nutr. 1980 Feb;110(2):275–85.
          24. Dietary Reference Values for folate [Internet]. European Food Safety Authority. 2014 [cited 2021 Feb 9]. 
          25. Ohrvik VE, Witthoft CM. Human Folate Bioavailability. Nutrients. 2011 Apr;3(4):475–90.
          26. CDC. Folic Acid [Internet]. Centers for Disease Control and Prevention. 2020 [cited 2021 Feb 9]. 
          27. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for cobalamin (vitamin B12). EFSA J. 2015;13(7):4150.
          28. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for biotin. EFSA J. 2014;12(2):3580.
          29. Zempleni J, Mock DM. Bioavailability of biotin given orally to humans in pharmacologic doses. Am J Clin Nutr. 1999 Mar;69(3):504–8.
          30. Scientific Opinion on the safety and efficacy of pantothenic acid (calcium D-pantothenate and D-panthenol) as a feed additive for all animal species based on a dossier submitted by Lohmann Animal Health. EFSA J. 2011;9(11):2409.
          31. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for pantothenic acid. EFSA J. 2014;12(2):3581.
          32. Stone MS, Martyn L, Weaver CM. Potassium Intake, Bioavailability, Hypertension, and Glucose Control. Nutrients [Internet]. 2016 Jul 22 [cited 2021 Feb 9];8(7). 
          33. Turck D, Bresson J-L, Burlingame B, Dean T, Fairweather‐Tait S, Heinonen M, et al. Dietary reference values for potassium. EFSA J. 2016;14(10):e04592.
          34. Office of Dietary Supplements - Potassium [Internet]. [cited 2021 Feb 9]. 
          35. Kalium | Voedingscentrum [Internet]. [cited 2021 Feb 9]. 
          36. Turck D, Castenmiller J, Henauw S de, Hirsch‐Ernst K-I, Kearney J, Knutsen HK, et al. Dietary reference values for chloride. EFSA J. 2019;17(9):e05779.
          37. Skoutakis VA, Acchiardo SR, Wojciechowski NJ, Carter CA. Liquid and solid potassium chloride: bioavailability and safety. Pharmacotherapy. 1984 Dec;4(6):392–7.
          38. Guéguen L, Pointillart A. The Bioavailability of Dietary Calcium. J Am Coll Nutr. 2000 May 1;19:119S-136S.
          39. Hanzlik RP, Fowler SC, Fisher DH. Relative bioavailability of calcium from calcium formate, calcium citrate, and calcium carbonate. J Pharmacol Exp Ther. 2005 Jun;313(3):1217–22.
          40. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for calcium. EFSA J. 2015;13(5):4101.
          41. Institute of Medicine (US) Committee to Review Dietary Reference Intakes for Vitamin D and Calcium. Dietary Reference Intakes for Calcium and Vitamin D [Internet]. Ross AC, Taylor CL, Yaktine AL, Del Valle HB, editors. Washington (DC): National Academies Press (US); 2011 [cited 2021 Feb 9]. (The National Academies Collection: Reports funded by National Institutes of Health). 
          42. Calcium | Voedingscentrum [Internet]. [cited 2021 Feb 9]. 
          43. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for phosphorus. EFSA J. 2015;13(7):4185.
          44. Calvo MS, Moshfegh AJ, Tucker KL. Assessing the Health Impact of Phosphorus in the Food Supply: Issues and Considerations123. Adv Nutr. 2014 Jan 4;5(1):104–13.
          45. Scanni R, vonRotz M, Jehle S, Hulter HN, Krapf R. The human response to acute enteral and parenteral phosphate loads. J Am Soc Nephrol JASN. 2014 Dec;25(12):2730–9.
          46. Office of Dietary Supplements - Magnesium [Internet]. [cited 2021 Jan 19].  
          47. Mato J, Lu S, Rodriguez S, Dentali S, Powell D, Leder B, et al. Encyclopedia of Dietary Supplements. Encyclopedia of Dietary Supplements. 2010.
          48. Ranade VV, Somberg JC. Bioavailability and pharmacokinetics of magnesium after administration of magnesium salts to humans. Am J Ther. 2001 Oct;8(5):345–57.
          49. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for magnesium. EFSA J. 2015;13(7):4186.
          50. Blancquaert L, Vervaet C, Derave W. Predicting and Testing Bioavailability of Magnesium Supplements. Nutrients [Internet]. 2019 Jul 20 [cited 2021 Jan 19];11(7). 
          51. Anderson GJ, McLaren GD, editors. Iron Physiology and Pathophysiology in Humans [Internet]. Humana Press; 2012 [cited 2021 Jan 19]. (Nutrition and Health). 
          52. Lombardi‐Boccia G, Martinez‐Dominguez B, Aguzzi A. Total Heme and Non-heme Iron in Raw and Cooked Meats. J Food Sci. 2002;67(5):1738–41.
          53. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for iron. EFSA J. 2015;13(10):4254.
          54. Fidler MC, Walczyk T, Davidsson L, Zeder C, Sakaguchi N, Juneja LR, et al. A micronised, dispersible ferric pyrophosphate with high relative bioavailability in man. Br J Nutr. 2004 Jan;91(1):107–12.
          55. Young I, Parker HM, Rangan A, Prvan T, Cook RL, Donges CE, et al. Association between Haem and Non-Haem Iron Intake and Serum Ferritin in Healthy Young Women. Nutrients [Internet]. 2018 Jan 12 [cited 2021 Jan 19];10(1). 
          56. Beck E. Essentials in Human Nutrition. 4th edition edited by Mann J and Truswell S (eds). Oxford University Press, Oxford, 2012, 640 pages (paperback), $76.95, ISBN-10: 0199566348. Nutr Diet. 2012;69(4):316–316.
          57. Hurrell RF, Reddy MB, Burri J, Cook JD. An evaluation of EDTA compounds for iron fortification of cereal-based foods. Br J Nutr. 2000 Dec;84(6):903–10.
          58. Hurrell RF, Furniss DE, Burri J, Whittaker P, Lynch SR, Cook JD. Iron fortification of infant cereals: a proposal for the use of ferrous fumarate or ferrous succinate. Am J Clin Nutr. 1989 Jun;49(6):1274–82.
          59. Hurrell RF, Reddy MB, Dassenko SA, Cook JD. Ferrous fumarate fortification of a chocolate drink powder. Br J Nutr. 1991 Mar;65(2):271–83.
          60. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for zinc. EFSA J. 2014;12(10):3844.
          61. Wegmüller R, Tay F, Zeder C, Brnic M, Hurrell RF. Zinc absorption by young adults from supplemental zinc citrate is comparable with that from zinc gluconate and higher than from zinc oxide. J Nutr. 2014 Feb;144(2):132–6.
          62. Office of Dietary Supplements - Zinc [Internet]. [cited 2021 Jan 19]. 
          63. Rosado JL. Zinc and copper: proposed fortification levels and recommended zinc compounds. J Nutr. 2003 Sep;133(9):2985S-9S.
          64. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for copper. EFSA J. 2015;13(10):4253.
          65. Ledoux DR, Pott EB, Henry PR, Ammerman CB, Merritt AM, Madison JB. Estimation of the relative bioavailability of inorganic copper sources for sheep. Nutr Res. 1995 Dec 1;15(12):1803–13.
          66. Chapman HL Jr, Bell MC. Relative Absorption and Excretion by Beef Cattle of Copper from Various Sources1. J Anim Sci. 1963 Feb 1;22(1):82–5.
          67. Office of Dietary Supplements - Manganese [Internet]. [cited 2021 Jan 26]. 
          68. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for manganese. EFSA J. 2013;11(11):3419.
          69. Underwood EJ. 7 - Manganese. In: Underwood EJ, editor. Trace Elements in Human and Animal Nutrition (Fourth Edition) [Internet]. Academic Press; 1977 [cited 2021 Jan 26]. p. 170–95. 
          70. Fairweather-Tait SJ. Bioavailability of trace elements. Food Chem. 1992 Jan 1;43(3):213–7.
          71. Hazell T. Minerals in foods: dietary sources, chemical forms, interactions, bioavailability. World Rev Nutr Diet. 1985;46:1–123.
          72. Office of Dietary Supplements - Selenium [Internet]. [cited 2020 Sep 12]. 
          73. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for selenium. EFSA J. 2014;12(10):3846.
          74. Fairweather-Tait SJ, Collings R, Hurst R. Selenium bioavailability: current knowledge and future research requirements. Am J Clin Nutr. 2010 May 1;91(5):1484S-1491S.
          75. Institute of Medicine (US) Panel on Dietary Antioxidants and Related Compounds. Dietary Reference Intakes for Vitamin C, Vitamin E, Selenium, and Carotenoids [Internet]. Washington (DC): National Academies Press (US); 2000 [cited 2020 Sep 12]. 
          76. Thomson CD, Burton CE, Robinson MF. On supplementing the selenium intake of New Zealanders. 1. Short experiments with large doses of selenite or selenomethionine. Br J Nutr. 1978 May;39(3):579–87.
          77. Schrauzer GN. Selenomethionine: a review of its nutritional significance, metabolism and toxicity. J Nutr. 2000 Jul;130(7):1653–6.
          78. Burk RF, Norsworthy BK, Hill KE, Motley AK, Byrne DW. Effects of chemical form of selenium on plasma biomarkers in a high-dose human supplementation trial. Cancer Epidemiol Biomark Prev Publ Am Assoc Cancer Res Cosponsored Am Soc Prev Oncol. 2006 Apr;15(4):804–10.
          79. Dietary Reference Values for chromium [Internet]. European Food Safety Authority. 2014 [cited 2021 Jan 23]. 
          80. Office of Dietary Supplements - Chromium [Internet]. [cited 2021 Jan 23]. 
          81. The Nutritional Biochemistry of Chromium (III) [Internet]. Elsevier; 2007 [cited 2021 Jan 23]. 
          82. Evans GW. The role of picolinic acid in metal metabolism. 1982 [cited 2021 Jan 23];  
          83. Vincent JB. The potential value and toxicity of chromium picolinate as a nutritional supplement, weight loss agent and muscle development agent. Sports Med Auckl NZ. 2003;33(3):213–30.
          84. Laschinsky N, Kottwitz K, Freund B, Dresow B, Fischer R, Nielsen P. Bioavailability of chromium(III)-supplements in rats and humans. BioMetals. 2012 Oct 1;25(5):1051–60.
          85. Office of Dietary Supplements - Molybdenum [Internet]. [cited 2021 Jan 23]. 
          86. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for molybdenum. EFSA J. 2013;11(8):3333.
          87. Novotny JA, Turnlund JR. Molybdenum Kinetics in Men Differ during Molybdenum Depletion and Repletion. J Nutr. 2006 Apr 1;136(4):953–7.
          88. Novotny JA, Turnlund JR. Molybdenum Intake Influences Molybdenum Kinetics in Men. J Nutr. 2007 Jan 1;137(1):37–42.
          89. Aquaron R, Delange F, Marchal P, Lognoné V, Ninane L. Bioavailability of seaweed iodine in human beings. Cell Mol Biol Noisy--Gd Fr. 2002 Jul;48(5):563–9.
          90. Scientific Opinion on Dietary Reference Values for iodine. EFSA J. 2014;12(5):3660.

          @esjoy.es

          ¡Únete a nuestra increible comunidad!